Hoy Comimos en Casa Dominga

Entrada de la casa

¿Les ha pasado que tienen un día perfecto? todo fluye, no hay contratiempos y todo se siente bien, esto nos pasó ayer, que, después de semanas llenas de trabajo, decidimos darnos un gustito y qué mejor lugar para hacerlo que en Casa Dominga.

Teníamos meses de querer degustarnos con todo lo que veíamos en las fotografías y queríamos darles el primer espacio en la sección de reviews del blog, porque sabíamos que nos íbamos a enamorar.

Nos recibió la pareja, Ricardo y Andrea, desde que pusimos un pie en la casa nos sentimos bienvenidos, con un ambiente tan cálido y familiar que nos acogió en un día frío de setiembre.

Ricardo, nos dio un tour de la casa, aprovechamos para que nos contara un poquito de cada salón, tienen un espacio amplio y acogedor, cada detalle complementa a la perfección la casa, desde sus duendes en los libreros hasta las flores frescas le dan toda su personalidad.

Además, de tener mesas para sus clientes, tienen un salón especial que es perfecto para reunirse con amigos, comer rico y pasar un buen rato.

También, le abren las puertas al artesano nacional para que expongan y vendan sus productos en la boutique, marcas como PuercoSpin, Cuero Papel y Tijera y Los Mantudos, que ya somos súper fans y otras que conocimos y nos encantaron como Adelfa, Poroporo Handmade y Gato Negro. Excelente espacio para los que desean llevarse un recuerdito.

Llegó el momento de la comida: 

¿Qué comimos?

Tuve la oportunidad de ir con mis papás, que son amantes de la buena comida y un delicioso café, ellos son los comensales más exigentes que conozco, pero sabía que no les iba a quedar mal.

El menú varía y eso es representación de la constante innovación gastronómica y búsqueda de sabores puros como nos comentó Ricardo.

Nos decidimos entonces por los sándwiches que tenían ese día, mi papá como carnívoro empedernido se pidió la opción de pollo, mi mamá y yo nos comimos el de vegetales asados, acompañado de un refresco de manzanas orgánicas y otro de piña con canela.

Nos gustó tanto que no conversamos, disfrutamos cada bocado, es de esa comida tan sabrosa que no queríamos que se acabara, tanto que Don Migue, se pidió uno para llevar.

Llegó el momento más esperado de ese día, el postre. Queríamos todo, entonces nos decidimos por una tarta de peras, otra de naranja con almendras y no podían faltar los éclairs y un macaron de rosa.

¡Qué delicia! Ojalá tuviera las palabras exactas para describir ese momento entre postres, mi familia y un ambiente espectacular.

Tuve de esos momentos de epifanía, mientras me comía mi macaron y sonaba de fondo Between The Bars de Elliot Smith, que cabe mencionar que la música es gran parte de mi enamoramiento de Casa Dominga, es pura perfección, termina de complementar esa sensación de calidez, cuando me comía el macaron, entraba un vientito por la ventana y todo se sentía bien, un momento de felicidad genuina, tanto que tuve que decir a Ricardo, en serio, fue el highlight de la semana, entre buena música y deliciosa comida.

Está de más decir que volveremos, porque definitivamente  lo haremos. Ya estoy emocionada por regresar y conversar con ellos, que les apasiona tanto lo que hacen que sin conocerlos mucho uno siente felicidad de ver tanto talento en un lugar, que creen en un producto único, en su arte y se sabe que la persona que lo hizo conoce lo que hace y lo creó con el corazón.

Los mega recomendamos y los invitamos a darse una vuelta y a disfrutar tanto como nosotros.

Gracias chicos por darnos una tarde para recordar y nos veremos pronto.

Casa Dominga
  • Ubicación: Santo Domingo de Heredia, 400 sur y 175 este de la Basílica Santo Domingo, Heredia, Costa Rica
  • Tipo: Cafetería, pastelería europea.
  • Contacto:  2244 9710  o hola@casadominga.com
  • Horario Miércoles a Sábado: 12:00-19:00 Domingo: 12:00-17:30
  • Plus: Pet friendly

MilenaAutor

2 thoughts on “Hoy Comimos en Casa Dominga

Deja un comentario